Sección 2: Estableciendo un Cuarto de Cultivo de Cannabis

La mejor manera de comenzar tu camino en la producción de marihuana es a través de la producción en interiores, ya sea usando una caja de cultivo encubierta o una tienda de cultivo individual. Aunque también puedes aventurarte a la producción de marihuana al usar una instalación comercial a gran escala, la producción en interior te ofrece mayores ventajas. Nuestra discusión se centrará en los factores que determinan tus oportunidades de crecer hidropónicos exitosamente, al igual que como puedes establecer tu producción y seguir manteniéndola.

Cuando cultivas en interiores, puedes ajustar los requisitos a tu ventaja, en vez de depender en el clima y tierra natural. Por ejemplo, puede ajustar la cantidad de luz, nutrientes, humedad, agua, temperatura y ventilación para asegurar la mayor producción.

Estableciendo un cuatro de cultivo ideal

Una instalación para cultivar marihuana no es barata, considerando los requisitos básicos y el mantenimiento requerido. Sin embargo, la inversión lo vale – puedes estar seguro de la protección adecuada de los retos comunes de un ambiente natural. Una configuración en exterior, por otro lado, será más barata y fácil de establecer, pero la producción será mucho menor. Para empezar, se aconseja que trabajes con una sola caja de cultivo único. Esto te permite probar todos los factores requeridos para cultivar cannabis en una escala pequeña y controlada.

Va más allá de encontrar una cepa perfecta – una cepa con una tasa de crecimiento alta, fácil de cultivar, con potencia alta y que ofrezca muchos brotes. Incluso con una cepa perfecta, necesitarás crear un entorno ideal que asegurará un crecimiento máximo de la cepa. La producción, que es la cantidad y calidad de la producción, depende de que tan bien las plantas hacen fotosíntesis.

Ahora, consideremos los requisitos para una fotosíntesis máxima de las plantas de cannabis:

  1. Luz – Lámparas, Reflector y Color de Pared

La fotosíntesis es crucial para la supervivencia de tus plantas de cannabis. El ambiente ideal debe ser completamente a prueba de luz, por lo tanto, dándote libertad total para determinar cuando la luz estará disponible o no. Un periodo de oscuridad de 6 horas y 18 horas de luz es requerido en la fase vegetativa, mientras que en la fase de floración requiere 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad.

Tu fuente de luz puede ser LED o iluminación HPS/MH. Por cada metro cuadrado de plantas en fase vegetativa, trabaja con una lámpara HPS de 400-Watts. Durante la fase vegetativa, trabaja con una de 600-Watts, también por cada metro cuadrado. Las lámparas LED son geniales para uso a largo plazo y son tan efectivas como las lámparas HID (HPS y MH), que han sido adoptadas con el tiempo.

Las paredes reflectoras son ideales aquí – complementan la iluminación. Así que, mientras las paredes oscuras o negras absorben la luz, las paredes blancas la reflejarán. Puedes monitorear fácilmente la duración al usar un interruptor de tiempo y a fin de cuentas proporcionar a tus plantas una experiencia de iluminación óptima.

  1. Ventilación y Circulación de Aire

El cuarto debe ser hermético, considerando lo sensible y el alcance que puede tener el olor de la marihuana. Aunque es importante asegurar la circulación del aire y el ingreso de aire fresco, asegura que el aire saliente pase a través de un filtro de carbón. El extractor de aire elimina el olor mientras extrae el calor por el uso de lámparas para estabilizar la temperatura.

El aire fresco es crucial para un proceso de fotosíntesis exitoso – las plantas absorben el dióxido de carbono y lo convierten en oxígeno y azúcares. Por lo tanto, debes proporcionar un punto de entrada en tu caja de cultivo hermética a través del cual el aire fresco y CO2 sea proporcionado a las plantas.

Un ventilador asegurará que el aire y temperatura estén bien dispersas a través del cuarto.

  1. Humedad y Sistema de Riego

No puedes detener que el agua escape de tus macetas y al piso. Sin embargo, un piso a prueba de agua mantendrá tu casa y todo el proceso de producción seguro. Puedes investigar la cantidad ideal de agua que tus plantas requieren.

La cantidad de agua en el aire es referida como humedad. Por lo tanto, requerirás el nivel perfecto de humedad en el aire para asegurar el crecimiento óptimo de tus plantas. Ten en mente que mucha humedad llevará al crecimiento de moho y hongos.

  1. Temperatura

Como se mencionó anteriormente, puedes asegurar que tus plantas no experimenten un sobrecalentamiento al proporcionar un ventilador y un sistema efectivo de flujo de aire. La temperatura es un prerrequisito vital para la fotosíntesis y eventual sabor de tus plantas. Para mejores resultados, alinea la temperatura a las horas de oscuridad y luz, i.e., temperatura alta durante tiempo de luz y menos temperatura cuando está oscuro.

La temperatura óptima es 77 grados; la temperatura más baja posible es de 64 grados y la más alta 86 grados. Aunque puedes obtener todo el calor necesitado en el día de las lámparas, necesitarás una fuente adicional de luz para la noche.

  1. Entrega de Nutriente

La disponibilidad y calidad de nutrientes determina lo saludable que serán las plantas. Revisa los requisitos de nutrientes regularmente y haz cambios cuando sea requerido. Los nutrientes esenciales son nitrógeno, fósforo y potasio y están disponibles en varias mezclas de nutrientes. La mezcla ideal depende del ciclo de crecimiento de tus plantas. Nota que demasiados nutrientes, especialmente nitrógeno, pueden llevar a toxicidad y al final a quemar tus plantas.

  1. Seguridad

Además de ventanas selladas, necesitarás un filtro de carbón para contener el aroma de marihuana. Puedes instalar cámaras e integrar candados adicionales a tu instalación, especialmente si estás usando un almacén. Imagina las posibles infracciones de seguridad y establece medios para prevenirlas.

Con la cantidad perfecta de exposición a la luz, el flujo de aire correcto, temperatura y humedad, puedes estar seguro de una producción masiva. Otro beneficio de usar un cuarto de cultivo es el aprendizaje especial y experiencia de negocio que ofrece.

5 Pasos para Establecer un Cuarto de Cultivo de Cannabis

Aquí hay una introducción a los cinco pasos básicos para establecer un cuarto de cultivo personal. En discusiones subsecuentes, examinaremos cada paso apropiadamente para ofrecerte un entendimiento avanzado. Los pasos son los siguientes;

  1. Crear un Plan

Se requiere un plan apropiado para el crecimiento de cannabis en interiores, independientemente de la ubicación elegida. ¿Cuántos son los metros cuadrados totales de tierra disponible para cultivar? ¿Cuántas plantas puede sostener el espacio? Respuestas a estas preguntas y más se proporcionan aquí.

  1. Preparar el Espacio

Tu espacio de cultivo debe estar libre de decoraciones, muebles o alfombras y debe tener electricidad y ser accesible a tubería y cerca de las ubicaciones propuestas de tus luces y macetas.

  1. Configurar sistemas de riego y luz

Después tienes que colgar los accesorios de iluminación en el lugar correcto, pasando los cables y conectándolos para probar. De igual manera, establecer el sistema de riesgo y probar.

  1. Prepara las Macetas

Durante esta etapa, colocas tus macetas en los puntos ideales y las llenas con tierra o medios de crecimiento. De igual manera, debes tener tus semillas/clones disponibles en la cantidad correcta. Todo debe estar de acuerdo a tus planes.

  1. Cultivo Apropiado

Como se mencionó en la introducción, usar una tienda de cultivo al comenzar un proyecto de cultivo hidropónico es la mejor opción. Simplifica el proceso y brinda resultados más rápidos. Los pasos discutidos arriba pueden ser adaptados al tamaño de tu proyecto. Sin embargo, es aconsejable que hagas una prueba con una o pocas plantas y compruebes la viabilidad de tu plan antes de incrementarlo.